Actualidad
Una breve introducción a la situación actual en Velmegun. ¿Qué es lo que ocurre dentro y fuera de esta ciudad? Es evidente la sobrepoblación y no hay cierto control, a pesar que, los que se encuentran en la cúspide de la sociedad, la dictadura irónicamente no tienen el poder, sobretodo en los subsuelos; se sienten impotentes. Ahora la escuela militar está en busca de reclutas, para un futuro próspero y mejor ante la criminalidad. Estos anuncios son obligatorios para jóvenes saludables más de 15 años de edad. Mientras tanto, más allá de la ciudad enclaustrada entre las murallas, se encuentra esparcida la infección que invadió el resto de la tierra. O eso es lo que los medios dicen, más allá, todo es un misterio y los ciudadanos comunes sólo pueden murmurar entre ellos o confiar en la información de Queen Bee, quien gobierna los medios de comunicación.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Reciente
» —Solicitud Afiliación Élite & Hermana
por Invitado Ayer a las 12:50 am

» —Solicitar Cambio o Comunicado de Afiliación
por Invitado Vie Nov 16, 2018 4:21 pm

» —Solicitud Afiliación Normal & Otros
por Invitado Vie Nov 16, 2018 3:45 pm

» Buenos días, buenas tardes, buenas noches ~
por Jenell A. Häusser Mar Oct 30, 2018 9:18 pm

» Intento de VN
por Vita H.Longinus Lun Oct 29, 2018 1:06 pm

» Ya tengo la ficha, ahora esto es para hacer tiempo
por Vita H.Longinus Lun Oct 29, 2018 5:53 am

» —Reservas de Físico
por Scheherazade Dom Oct 28, 2018 8:29 pm

» —Libro de Firmas (Obligatorio)
por Scheherazade Dom Oct 28, 2018 8:18 pm

» Memes del foro
por Silas Silverwind Jue Oct 25, 2018 3:44 am

» All shall love me, and despair! | Búsqueda
por Aredhel Mithrandir Miér Oct 24, 2018 1:09 am

» —Registro de Ocupación
por Genny Mar Oct 23, 2018 11:46 pm

» —Registro de Físicos
por Genny Mar Oct 23, 2018 11:30 pm

» Preguntale al de abajo
por B. Sigel Adelgrief Mar Oct 23, 2018 1:18 pm

» Confieso que...
por Vis Mar Oct 23, 2018 11:58 am

» ¿Que estas escuchando?
por Matthew J. Wolstenholme Lun Oct 22, 2018 8:41 pm

» Genius, Billionaire, Playboy, Philanthropist ID {En Construcción}
por Erika Heichman Lun Oct 22, 2018 1:20 am

» hug, kiss, fuck, kill?
por Halley Baskerville Lun Oct 22, 2018 12:00 am

» F R E E D O M | ID - En proceso
por Søren Lævateinn Sáb Oct 20, 2018 8:07 pm

» 「lockdown」 — t. gráfico
por Evangeline Stavropoulou Sáb Oct 20, 2018 1:14 pm

» —Solicitud de canons
por Deus Ex Machina Sáb Oct 20, 2018 2:46 am

» » They say, they say, they say give it up [Priv. ]
por Phoebe R. Zdravko Vie Oct 19, 2018 10:19 pm

» ¿Con quién shippearías al de arriba?
por E. Antonella Königsmann Vie Oct 19, 2018 10:15 pm

» Skin of pride [Priv]
por E. Adele von Falkenhörst Vie Oct 19, 2018 9:05 pm

» — ❝ t r o u b l e {♡} m a k e r❞
por D. Eckard Hofstädler Vie Oct 19, 2018 10:32 am

» Arepas and bullets
por Julio C. Alcázar Vie Oct 19, 2018 1:30 am

» Antes de llegar al Valhalla | Búsqueda
por Gregory Bäckman Vie Oct 19, 2018 12:47 am

» Red Queen [ Búsqueda ]
por Agnés Regnard Vie Oct 19, 2018 12:45 am

» Underworld King Search-(0/1)
por Bakura Jue Oct 18, 2018 4:29 pm

» El que busca encuentra {Búsqueda}
por Dominik A. Bellerose Jue Oct 18, 2018 1:30 am

» N. F. S. ID. {En edición}
por Erika Heichman Miér Oct 17, 2018 3:54 am

Online
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Erika Heichman

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 60 el Miér Oct 03, 2018 4:04 am.
Staff
mpAndrew EhrmantrautmpJenell A. HäussermpSøren LævateinnmpErika HeichmanmpSaeranmpGennympKassandre AndottirmpD. Eckard Hofstädler
Créditos
La temática se debe gracias a una tarde loca en un servidor de discord. La idea ha surgido de la cabeza de los administradores y moderadores, así como también de usuarios. Se agradece enormemente a cada una de las personas que tuvieron su influencia en el mismo, así como también su apoyo inmensurable en esta idea loca surgida de un simple comentario, “¿Y si hacemos un foro?”. A todos aquellos que lo secundaron, miles de gracias.
Awards
Jaʿfar Sadiq Al-ManṣūrMejor personaje & roler
Nadezhda Z. PandemoniumPersonaje femenino
Silas SilverwindPersonaje masculino
Rein S. KleinAdicto a tramas
Mejor TemDalecarlia (Silas Silverwind & Davina L. Argent)
a & la OTP
Stein H. ZennströmEl más rudo
Halley BaskervilleLa más tierna
ThanaPersonaje más peculiar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo


Imagen Personal
I try to keep my secrets, but I must admit... Sometimes I drink my feelings, so I can let you in ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Ryūko Matoi
8
841
Híbrida
Escuela militar
Heterosexual
Escuela Militar

» They say, they say, they say give it up [Priv. ]

por Phoebe R. Zdravko el Mar Ago 21, 2018 5:27 pm


PHOEBE R. ZDRAVKO
C. ENTRENAMIENTO
5:05am
Su cadera se ladeó, el pie siniestro viró hacia un lado y su pierna derecha de alzó en vertical, para luego lanzarse cuan misil hacia delante, utilizando el impulso para que el empeine impactarse contra aquel saco de arena de tonalidades rojizas, lo que provocó que este se doblase con violencia, herido. Algunas manchas blanquecinas —dado el recubrimiento de tiza utilizado en las vendas que cubrían el pie desnudo— denotaban la cantidad de impactos que había recibido el enser de entrenamiento.

Volvió a descender la extremidad y esta vez ascendió su mano izquierda, para con el dorso limpiar aquellas perlas de sudor que recorrían la piel pálida de su frente.

—Tsk.— Chasqueó la lengua, notablemente molesta.

Dio un paso atrás y suspiró. Todavía no era lo suficientemente fuerte como para plantar cara a su padre; así como tampoco a su hermana. El gobierno, por tanto, quedaba totalmente fuera de su alcance. Trabajaba arduamente, día a día, e incluso había sacrificado su cuerpo para alcanzar aquel fin, pero nunca parecía que sirviese para nada, al contrario, poco a poco veía como su estandía terminaría pronto entre las filas de los aún estudiantes y tendría que unirse a la propia milicia, algo a lo que no quería aspirar; un sueño que para muchos constituía la continuidad de un estatus entre los habitantes de Velmegun, pero que para su persona no era más que la escenificación de la esclavitud y la degradación personal.

Sin embargo, no le quedaba otra más que resignarse, continuar el entrenamiento y esperar que aquel pacto que había formado con el ser parásito fuese lo suficientemente estable como para que le proporcionará una verdadera ventaja en un futuro que esperaba cercano.

Se dio la vuelta y al aproximarse a un pequeño banquillo tomó la toalla nívea que había allí dispuesta, doblada y lista para usarse. La frotó contra su cuello y descendió sus brazos, eliminando los restos húmedos de su piel desnuda, solo cubierta por unos leggins y top negros que dejaban entrever su cuerpo a excepción del pecho y la zona de sus caderas.

Una vez su piel fue carente de sudor, permitió que el la prenda nívea se deslizase por sus manos hasta caer de nuevo en el banco, y tras esto cerró los ojos unos instantes, volviendo a permitir que una exhalación traspasase sus labios. Estaba cansada, pero era más el dolor psicológico que el físico. Llevaba varios días sin apenas pegar ojo, las preocupaciones se agolpaban en su mente y, pese a tratar de distraerse, no dejaba de dar vueltas a todo aquello que ansiaba conseguir; quizás, con demasiada impaciencia.

Viró una vez más su cuerpo para dar la espalda al asiento y se dejó caer, para luego observar las tinieblas formadas por la distancia de la única luz encendida. Era demasiado pronto para que a ningún otro recluta se le hubiera ocurrido pasarse por allí, y aún más si con ello perdían la hora dedicada al desayuno.

—Sé que estás ahí— Pronunció con desgana —. Sabes que no deberías colarte en la academia. Si te pillan estamos muertos.— Finalizó con un tono algo más cercano al reproche.




avatar
Escuela Militar

Imagen Personal
I try to keep my secrets, but I must admit... Sometimes I drink my feelings, so I can let you in ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Ryūko Matoi
8
841
Híbrida
Escuela militar
Heterosexual

Volver arriba Ir abajo


Imagen Personal
Lorem ipsum ad his scripta blandit partiendo, eum fastidii accumsan euripidis in, eum liber hendrerit an. asdasdasd ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Senketsu.
10
771
X
X
X
Invasores

Re: » They say, they say, they say give it up [Priv. ]

por Gerhard K. Mauss el Sáb Sep 01, 2018 11:58 pm

Procurando mantener la cautela fue que se movió, escondiéndose posteriormente. Ligeramente agitada era su respiración, manteniéndose sus oídos atentos a cualquier ruido ajeno a los propios; siendo consciente que cualquier acción errática o un excesivo sonido podría ocasionar que su presencia fuera descubierta. A fin de cuentas, estaba en algo similar a la boca del lobo y eso generaba en él una combinación de nerviosismo y adrenalina.

Suspiró y optó por continuar. ¿Bajo qué condiciones estaba ahí? Curiosamente, no se trataba de alguna infiltración planificada por los rebeldes, siendo que se debía simplemente a causa de su aburrimiento en combinación con aquel pequeño deseo relacionado con la compañía. Y la que buscaba era perteneciente a ella. Después de todo, su relación podría ser considerada como amistad, además de una alianza. Y le apreciaba.

Ahora se encontraba en la ardua labor de encontrarle. Afortunadamente, consigo llevaba un pequeño mapa de la escuela, mismo que sus compañeros le habían brindado previamente tras solicitárselo; desgraciadamente, no era un experto en cuanto a la lectura de los mismos, aunque sí le servía como un pequeño auxilio.

Sea como sea, necesitaba apresurarse antes de que las personas empezaran a circular en los alrededores con mayor constancia.

Si estoy aquí… —masculló, cuidando el volumen que empleaba en sus vocablos—. Debe de ser aquel sitio —levantó la mirada, observando a la distancia—. Ojalá hubiera más luz… —añadió, con incomodidad. Aunque quizá eso podría ser menos benéfico para su causa. La oscuridad le permitía camuflarse con una mayor sencillez.

Regresó a su trayecto, notando cómo de vez en cuando alguna presencia —militar o quizá profesor— caminaba cercano a su posición, obligándosele a ocultarse. Por un pequeño momento se preguntó qué tanta podría ser la seguridad en la tarde, pero después disipó tales pensamientos. Necesitaba enfocarse en su objetivo y que nada le distrajera.

Finalmente fue que logró adentrarse a los campos de entrenamiento, instantáneamente logrando percibir un pequeño sonido proveniente de uno de los salones. Se encaminó hacia el mismo, notando una luz y, a la vez a la fémina de hebras oscuras. Trató entonces de adentrarse sin ser descubierto, pero la voz de ella le dio a entender que no había sido efectivo en su causa.

Es admirable que me hayas visto —susurró, mostrándose—. ¿Hice demasiado ruido, o debí haber sido más cuidadoso? —cuestionó, sin alguna muestra de decepción. Era solamente curiosidad—. En tal caso, podrías culparme y argumentar que traté de atacarte, ¿no? —y dudaba que lo hiciera—. Descuida, Phoebe, no hay nadie cerca. —aclaró.

Había procurado cerciorarse de eso, no deseando que los militares le atrapasen, así como tampoco tratar de exhibir el pacto entre ambos. Negó y se ubicó en algún sitio donde la luz no delatara tan fácilmente su existencia.

Por lo que puedo observar, has continuado entrenándote igual de duro —comentó, con una sutil sonrisa en sus labios—. Pero deberías descansar un poco y no exigirte tanto —fue su turno de reprochar—. Independientemente de ello, ¿no sería mejor que entrenes con alguien más? —interrogó—. Después de todo, esa cosa no te ayudará si no te ataca, ni se mueve. —sentenció, señalando el saco de arena.

Mas, existía la posibilidad de que aquella institución brindara de alguna clase de tecnología que sirviera para lo mencionado. Claramente lo desconocía.

¿Qué habías hecho estos días? ¿Sólo entrenar? —preguntó tras segundos de silencio—. No te había visto y… creí que algo había ocurrido —evidente era la preocupación, tanto en su mirada como en su tonalidad—. ¿Fue así? —añadió otra cuestión, manteniéndose expectante.




avatar
Invasores

Imagen Personal
Lorem ipsum ad his scripta blandit partiendo, eum fastidii accumsan euripidis in, eum liber hendrerit an. asdasdasd ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Senketsu.
10
771
X
X
X

Volver arriba Ir abajo


Imagen Personal
I try to keep my secrets, but I must admit... Sometimes I drink my feelings, so I can let you in ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Ryūko Matoi
8
841
Híbrida
Escuela militar
Heterosexual
Escuela Militar

Re: » They say, they say, they say give it up [Priv. ]

por Phoebe R. Zdravko el Jue Sep 20, 2018 6:13 am


PHOEBE R. ZDRAVKO
C. ENTRENAMIENTO
5:05am
La mueca de disgusto de la muchacha era apreciable a simple vista, incluso tras aquella máscara de cansancio que se mantenía tras el arduo ejercicio y los aún constantes jadeos que eran expirados de sus labios.

—¿Admirable?— cuestionó —¿acaso has olvidado con quién tratas?— continuó en un tono sarcástico —me han entrenado para ser un arma. Si cualquier torpe como tú pudiera sorprenderme, no estaría aquí.— Concluyó, implacable.

Su carrera dentro de la academia no era ni mucho menos la más destacable, pero si había algo que aquella muchacha derrochaba era energía y un espíritu inquebrantable. Para ella no existía el talento nato, sino el trabajo duro, la diligencia y sobre todo la capacidad de continuar pese a que todo indicase que no iba a conseguir aquello que se propusiera. Por desgracia, esta actitud no era la que le había hecho ser partícipe dentro del grupo estudiantil, sino las influencias de su progenitor, quien esperaba que se convirtiese en un perfecto militar sin pensamiento ni criterio propio. Ella, obviamente, no podía ser más dispar a aquel concepto.

—Espero que eso no se tratase de una broma— volvió a cargar, haciendo alarde de aquella actitud tan poco dada a la sociabilización —. Creo que olvidas por qué acepté este trato contigo. No me sirves con esa actitud infantil. Y si te matan me serás aún más inútil.— Casi escupió. Odiaba aquella preocupación tan absurda, y aún más que él olvidase el pacto.

Necesitaba de su poder, de aquella capacidad que le otorgaba una vez absorbía su sangre. Pero no podía permitir bajar la guardia. Tenía que salir de allí antes de que fuera tarde; debía acabar con su padre, con su tiranía, así como la de todo aquel circo dominado por cerdos de todas las calañas. Les detestaba, casi tanto como su propia debilidad.

—Obviamente— asintió —. Es mi trabajo. Soy estudiante de una academia militar— continuó —, supongo que en vuestro planeta no tenéis de eso… aunque me parece sorprendente teniendo en cuenta que puedes convertirte en un traje que encaja con el cuerpo humano.— Lo cierto es que desconocía totalmente cualquier tipo de información relacionada con el planeta de origen de aquel ser. Tampoco había preguntado demasiado, pero lo más probable es que de todas formas no comprendiera del todo lo que conllevaba toda una raza y sus adaptaciones a un medio que jamás podría imaginar del todo.

—Esto se llama saco de boxeo— Frunció el ceño, cansada de aquella reprimenda absurda y sin sentido—. Si necesitase a alguien con quien combatir, pediría un robot o a alguno de mis compañeros que me ayudase. Probablemente lo primero— Suspiró y se observó la mano diestra, cerciorándose de que el ajuste de las vendas fuese correcto —. No siempre se necesita combatir para ejercitar el cuerpo. Quizás el que debería empezar a esforzarse más eres tú— Aquellas pupilas amenazantes se dirigieron directamente a los orbes del varón —. Si no eres útil terminaré el contrato.— Y quizás eso la conduciría a la muerte, pero esta ya hacía mucho tiempo que había dejado de constituir una preocupación para ella.

—Ir a la academia y sí, entrenar— Se encogió de hombros —. Prácticamente lo que se supone que debo hacer para esta mierda de dictadura— Dejó escapar un suspiro casi imperceptible —. Si te sigues preocupando tanto, te voy a dar tan fuerte que vas a tener que coserte hasta los intestinos.— Y pese a que pudiera tomarse como una broma su voz no varió el tono, y la expresión de su rostro se mantuvo firme, recta, y sin ápice de diversión.

—¿Qué es lo que quieres, Gerhard?— Concluyó, sin ganas de más rodeos —¿Tienes algo interesante que contarme o solo te aburrías?— Continuó, mientras se sentaba en el suelo y dejaba caer uno de sus costados sobre su pierna estirada, realizando así algunos calentamientos.




avatar
Escuela Militar

Imagen Personal
I try to keep my secrets, but I must admit... Sometimes I drink my feelings, so I can let you in ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Ryūko Matoi
8
841
Híbrida
Escuela militar
Heterosexual

Volver arriba Ir abajo


Imagen Personal
Lorem ipsum ad his scripta blandit partiendo, eum fastidii accumsan euripidis in, eum liber hendrerit an. asdasdasd ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Senketsu.
10
771
X
X
X
Invasores

Re: » They say, they say, they say give it up [Priv. ]

por Gerhard K. Mauss el Lun Oct 01, 2018 2:10 am

Su ceja se enarcó, a raíz de las palabras dadas por la contraria. Seguidamente fue que movió su cabeza de un lado a otro, en una clara negación; su mirada se mantuvo tan serena como acostumbraba, ubicada sobre la fémina.

¿Tú olvidas que no soy un torpe? —cuestionó de regreso, evitando dar una respuesta—. Si lo fuera, no habría podido entrar aquí —aseguró. Aunque claro, había recibido una ayuda para completar su misión—. Lo sé, Phoebe. Pero las armas también pueden fallar. —sentenció.

Internamente, disgustaba que utilizara tal vocablo para referirse a ella. En parte, le recordaba lo que él era, y no terminaba de encantarle.

En cualquier situación distinta, habría mostrado alguna especie de molestia por su actitud, mas en esta ocasión sólo optó por callar; después de todo, no le culpaba, pues sabía cómo era y parte de lo que circulaba por su mente. Aunque claro, si no llevara el suficiente tiempo conociéndole, ya hubiera roto aquel acuerdo formado hace varios años. Su tolerancia no era infinita.

Fue entonces que una diminuta y fugaz sonrisa se dibujó en su rostro. Era irónico que le considerara una amistad, ¿a qué se debía? ¿ingenuidad? Nada de eso, si no que la cercanía había hecho que sintiera una clase de “gusto” por su compañía. Además, le admiraba un poco.

No lo he olvidado —aclaró inmediatamente, encogiéndose de hombros—. No moriría tan fácilmente, Phoebe —rodó los ojos, siendo evidente la incomodidad en él. Sin embargo, no dijo más al respecto—. ¿Nunca te he dicho lo que hacía en mi planeta? —preguntó, estando seguro de que lo había hecho antes—. Fui un militar. Por consiguiente, sí había una academia como esta —aseguró—. Aunque no sé qué tan similares sean la una de la otra. —admitió.

Formándose una pequeña mueca en su semblante, a razón del recuerdo de su sitio de origen.

Sé cómo se llama —bufó—. Entiendo —añadió, sin ánimo de discutir. Mas, su mirada no tardó en afilarse, mostrando una inusual molestia—. ¿Te crees que lo sabes todo? —se levantó irritado—. ¿Sabes? No me la paso mi tiempo haciéndome el idiota —caminó hacia ella—. Entreno por mi parte, y me esfuerzo demasiado —evidenció—. Inclusive dudo que puedas derrotarme. —agregó de manera retadora.

No lo decía por impulso, pues el ser alienígena había pasado desde joven entrenando para pertenecer al ejército de su planeta, empezando a laborar para ellos a una corta edad. Le había ayudado demasiado a sobrevivir, no lo negaría.

Deberías hacerlo —recuperó su postura calmada—, será complejo que deje de preocuparme por ti —aseveró—. Pues… —dudó—. Estaba aburrido y quería saber cómo estabas, tal cual he dicho. Además, no tenía mucho trabajo —se sinceró—. Pero no es lo único por lo que decidí venir a hablar. —manifestó.

Mordió su labio inferior, deteniéndose por un momento. ¿Cómo podría ser tomada su idea?

Supongo que recordarás que trabajo como un mecánico para los rebeldes —rememoró—. Verás, uno de ellos, hace algunos días, me dio un lugar para poder trabajar más cómodamente, el cual también he empezado a utilizar como una especie de hogar —asintió—. Pero me había cerciorado de que contaba con un espacio adicional que no requería. Le pregunté si no lo querían para algo y me rechazaron al instante, argumentando que yo podría emplearlo para lo que deseara. —mencionó.

Empezó a caminar, analizando de manera detenida su entorno. Buscaba memorizar cada sección de este, para ver con qué contaba. Era ligeramente similar a las instalaciones de su planeta.

El punto es el siguiente: tuve la idea de ajustar aquel espacio para que lo usemos como un pequeño lugar de entrenamiento —le observó finalmente—. Sí, para nosotros dos —añadió—. Estoy seguro que deseas seguir con el pacto, ¿cierto? —indagó—. Y si es el caso, no podemos pasarla entrenando cada uno por su lado, al menos no siempre —resopló—. Si por mi fuera, entrenaría aquí contigo, pero es obvio que conllevaría demasiados riesgos. —obvió.

Y eso no le había evitado infiltrarse a la escuela. Había sido sumamente peligroso.

También vine para que, en el caso de que aceptaras, analizara el lugar y tratara de “adaptarlo” y que fuera un tanto igual —reconoció. No dijo sobre el trabajo que costaría ni la ayuda que solicitaría, ese era su asunto—. Pero bueno, al final es tu decisión —declaró—. ¿Qué piensas? ¿Aceptas? —interrogó—. También está la opción de que utilicemos ese espacio para algo más que a ti te apetezca —ofreció—. Pero necesito una respuesta o comentario para empezar a "remodelar". —concluyó, manteniéndose a espera de su opinión.




avatar
Invasores

Imagen Personal
Lorem ipsum ad his scripta blandit partiendo, eum fastidii accumsan euripidis in, eum liber hendrerit an. asdasdasd ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Senketsu.
10
771
X
X
X

Volver arriba Ir abajo


Imagen Personal
I try to keep my secrets, but I must admit... Sometimes I drink my feelings, so I can let you in ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Ryūko Matoi
8
841
Híbrida
Escuela militar
Heterosexual
Escuela Militar

Re: » They say, they say, they say give it up [Priv. ]

por Phoebe R. Zdravko el Vie Oct 19, 2018 10:19 pm


PHOEBE R. ZDRAVKO
C. ENTRENAMIENTO
5:05am
El rostro congestionado de la muchacha de cabellos oscuros daba a entender la poca amabilidad que iban a proporcionar sus labios, y si bien aquel que se mostraba frente a ella no se trataba ni mucho menos un enemigo —Pese a su clara ascendencia alienígena—, el fuerte que había construido en su corazón para ocultar la debilidad que asumía propia atacaba. No aceptaba el calor ajeno, pues no era más que una muestra de que aún necesitaba ayuda. No deseaba la cercanía de nadie, pues deseaba poder ser capaz de ser la mujer que quería, y no la niña que todos aún percibían.

Por ello su ceño volvió a fruncirse ante las respuestas que se sucedían una tras otra. Estaba molesta de que incluso aquel que se suponía que deseaba poder pareciese rendirse y actuar como un simple humano. Detestaba a los humanos: odiaba el egoísmo de poseer todo lo que quisieran suyo, la avaricia por el poder, la vida, la muerte… Nada satisfacía a los humanos, y eso les estaba conduciendo a la extinción. Los visitantes no habían sido más que un acelerante de lo inevitable.

—El problema no está en entrar, sino en mantenerse aquí sin ser detectado— Y con una mueca que mezclaba a partes iguales una sonrisa como disgusto, añadió: —. A los militares les encanta experimentar, y que alienígenas entren en sus casas sin que ellos tengan que ir a capturarlos seguro que les pone aún más felices.— Eliminó cualquier ápice de aquella sonrisa y dejó escapar un suspiro suave.

Ignoró las palabras que el alien continuó diciendo, cansada de aquella verborrea que de tan poco le servía. No le importaba el antiguo oficio de aquel que solo quería su sangre. Lo suyo era un contrato, tan simple como eso. Incluso cuando él se irritó y amenazó con aproximarse más de lo necesario no pudo más que chasquear la lengua y fruncir aún más el ceño, encarándole y dirigiendo sus pupilas contraídas en una amenaza hacia las de él.

—Te estás volviendo un humano, ¿Qué coño te pasa?— Su mueca era similar a la del asco — ¿Ahora también vas a lloriquear sobre lo “demasiado” que te esfuerzas? ¿Desde cuándo el esfuerzo es suficiente?— Y dio un paso adelante, empujándole con el dedo índice sobre su pecho —¿Has conseguido algún logro como para decir que has hecho suficiente?— Volvió a repetir en un tono osco, defraudado.

A continuación cerró los ojos y volvió a suspirar, desviando la mirada y apartándose una vez más. ¿Ahora necesitaba un niñero? No quería que alguien se preocupase por ella, sino que le ayudase con terminar con aquel circo de cerdos en lo que se había convertido el gobierno del mundo.

—Hablas demasiado— Comentó con cierto deje molesto en el tono de su voz, acompañando a aquella mueca en su rostro que parecía ya perenne —. Estaré en el lugar de siempre a las ocho en punto de la noche. Desde allí iremos a ese sitio que comentas— Y tras una breve reflexión añadió: —. En el caso de no aparecer, no vuelvas aquí.— Dada la conversación precedente veía necesario aquel comentario, pese a que dudaba de que aquel estúpido fuera a tomar su consejo —. Ahora vete, no tardará en llegar gente.




avatar
Escuela Militar

Imagen Personal
I try to keep my secrets, but I must admit... Sometimes I drink my feelings, so I can let you in ExpedienteRelacionesCronologíaTecnologíaOtros
Ryūko Matoi
8
841
Híbrida
Escuela militar
Heterosexual

Volver arriba Ir abajo

Re: » They say, they say, they say give it up [Priv. ]

por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
AfiliadosHermanos: 5/6—Elite 25/33—Recursos: 11/12
—Última actualización: 28/08.
—Limpieza: 30/09.


Afiliados Normales
Boku no Hero ROLFINAL FANTASY: Zero